El jugador proveniente del Canalla tiene una historia de vida muy particular y pasó por muchas situaciones.

Cada persona es un mundo y cada mundo de esos, hace una historia de vida totalmente diferente a la del resto. A continuación, Racingmaníacos te cuenta la historia del nuevo refuerzo, Emiliano Vecchio, que se suma a Racing tras dejar atrás a Rosario Central.

En cuanto a su infancia, fue muy difícil e inclusive, en una entrevista realizada el año pasado confesó: «Mi papá falleció cuando yo tenía 10 años. Él era el sostén de la familia y mi vieja, con mucho esfuerzo trató de sacarnos adelante, pero pasamos por todo» Y en este sentido, agregó sobre su pasado: «Viví tres años en una plaza y comí de la basura»

Dicho esto, reconoció que lo fortaleció mentalmente, lo hizo crecer a largo plazo y comentó: «Todas esas cosas por las que pasé me hicieron más fuerte e hicieron que yo peleara por lo que realmente quería, que era jugar al fútbol. Para mí jugar al fútbol es un sueño, todavía hoy mantengo esas ganas de seguir creciendo».

En cuanto a lo futbolístico, Emiliano empezó de muy chico jugando en las divisiones inferiores del Rosario Central donde compartió equipo con figuras como Ángel Di María y su debut sería en un partido muy especial.  El 6 de noviembre de 2005, con 16 años, Ariel Cuffaro Russo lo hizo debutar en primera en un clásico ante Newell’s en el Coloso del Parque. Ingresó desde el banco a los 77 minutos en lugar de Diego Calgaro y se convirtió en el cuarto jugador más joven en debutar en el cuadro Canalla.

Emilian Vecchio, refuerzo de Racing Club

En el año 2006, antes de cumplir 18 años, una empresa canadiense se lo llevó de Central mediante Patria potestad. En el año 2007 su representante, Juan Carlos Silvetti, lo llevó a probarse en Real Madrid B. Allí, el rosarino estuvo 3 meses, pero lamentablemente y como no tenía pasaporte comunitario no pudo quedarse para llegar al histórico club. De todos modos, se quedó en España y estuvo una temporada entre el Fuenlabrada y una filial del Atlético Madrid hasta que llegó al Corinthians.

En el Timao no tuvo lugar y pasó a préstamo a un club del Ascenso Paulista, donde estuvo seis meses sin jugar y ahí se le despertó otra pasión: para mantenerse en ritmo empezó a entrenar en artes marciales. “Empecé con el Jiu-jitsu, técnica de agarre y sumisión. Después hice lucha, boxeo y jaula. Un día me hicieron la propuesta de participar de un campeonato con otras escuelas y dije que sí, me sentía apto”, contó alguna vez.

Y como si esto fuera poco, al actual refuerzo de la Academia fue bien disputando la disciplina de MMA. En total peleó 12 veces, ganó 9, perdió 2 y empató 1. Luego, Vecchio jugó en dos equipos de Chile pasando por Unión Española Colo Colo, donde disputó un total de 3 temporadas y allí fingió la muerte de su hermano para venir a su casamiento.

Luego, Emiliano tuvo un gran recorrido exótico y pasó jugar en equipos de Qatar, Arabia Saudita, Dubai, Brasil y también Bolivia entre los que se destacan: Qatar Sports Club, Santos, Al-Ahli de Dubai,  Al-Ittihad deArabia Saudita y finalmente el Bolivar.

Emilian Vecchio, refuerzo de Racing Club

13 años después, volvió al club que lo vio nacer a mediados de 2020. Llegó con el pase en su poder y en un principio firmó por 18 meses. Emiliano se convirtió en el capitán y fue en una pieza fundamental del equipo conducido por su ex compañero Cristian González.

A mediados de mayo de este año, Emiliano, compartió en un mensaje en  sus redes sociales diciendo que la dirigencia de no le permitía ir a entrenar, y le comunicó que no podía seguir jugando en la institución. Tras esto, llegó a un acuerdo con Racing y se convirtió en el primer refuerzo de este mercado de pases para Fernando Gago.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here