El delantero anotó el gol del triunfo en el clásico de Avellaneda sobre el final y se emocionó hasta las lágrimas.

Enzo Copetti volvió a convertir en un clásico sobre la hora para darle el triunfo a Racing. Esta vez fue de visitante y, cómo hizo Bou en el 2015, dejó a todo un estadio boquiabierto. Tras una gran asistencia de Facundo Mura, el delantero apareció para definir suave al segundo palo mientras Sebastián Sosa levantaba la mano pidiendo offside.

El ex Atlético Rafaela, se lo vio con lágrimas en los ojos luego de la victoria. «Me emocioné, tenía una acumulación de sentimientos. Pedí no hablar en la cancha porque me iba a largar a llorar en la entrevista y no quería«, sostuvo. En el festejo del gol se llevó el dedo a la sien a lo Licha López e hizo un corazón dedicado a su esposa.

Enzo Copetti Racing Club

Tuvo que luchar mucho contra los defensores rivales. En el primer tiempo hubo un claro codazo de Barrero que Patricio Loustau no lo advirtió ni para cobrar falta. Al respecto, dijo que siempre va a utilizar su cuerpo para sacar ventaja, y agregó: «Me rompieron la boca y yo no dije nada. Siempre se la agarraba conmigo cuando yo no tenía nada que ver».

La Academia dominó la primera etapa pero en el complemento se vio otro equipo totalmente diferente que fue superado por el rival. «Creo que no pudimos tomar al cinco, recibía sólo y jugaba. En el segundo tiempo nos metimos un poco atrás cuando debíamos ir para adelante y buscar el resultado», analizó. Enzo Copetti lleva dos goles en tres clásicos jugados y ambos fueron el de la victoria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here