Luego de un vibrante 3-3, La Academia cayó en los penales ante El Tomba en los octavos de final. Lisandro López, Enzo Copetti y Javier Correa, los goles.

El agua y el aceite, el bien y el mal, el blanco y el negro. Así, fueron los dos tiempos que jugó Racing ante Godoy Cruz por los octavos de final de la Copa Argentina. Si bien en un principio había comenzado muy mal, pudo empatarlo y supo reponerse en la última jugada tras volver a ponerse en desventaja en el marcador. Sin embargo, no alcanzó y en la tanda de los penales el Tomba convirtió en todos los tiros y tras el disparo de Enzo Copetti, el arquero Juan Espínola le dio el boleto a los cuartos de final al rival. Seguí los resultados de los partidos de Racing en 365Scores.

En la primera parte, La Academia comenzó aturdida y a tan sólo 9 minutos del pitazo inicial, Matías Rojas salió de la cancha por un problema muscular. Como si esto fuera poco, a los 13 minutos el rival se ponía en ventaja con una gran jugada colectiva y a los 16, volvería ampliarla  con un gol de Valentín Burgoa. El mediocampista pudo definir muy cómodo desde afuera del área tras una insólita pasiva marca de Juan Cáceres.

Con dos goles en contra, los de Claudio Úbeda parecían no encontrar soluciones en la mayoría de sus futbolistas, pero a un minuto de irse al descanso y tras una buena escalada del siempre cumplidor Eugenio Mena, el capitán Lisandro López ponía el descuento de cabeza. El gol de Licha, le daba aire a un equipo que necesitaba despertar después de un comienzo para el olvido y que de ninguna manera dejaba buenas sensaciones en cancha.

En la segunda mitad y con la motivación del empate conseguido por el capitán, el conjunto del Sifón salió dispuesto a empatarlo y lo consiguió. Así mismo y mediante algunas buenas apariciones de Carlos Alcaraz, Fabricio Domínguez y Tomás Chancalay (que ingresó por Rojas lesionado), se vio un equipo más conectado y concentrado. Así fue, que tras un centro del uruguayo que fue desviado, Enzo Copetti ponía el 2 a 2 para asentar el buen momento. En el festejo del gol, el ex Atlético Rafaela se llevaría la mano a la boca y sus compañeros decidieron frenarlo, pero lamentablemente este gesto luego le pasaría factura.

Otro de los adjetivos para calificar este cruce, fue cambiante. Porque si bien ya habían pasado un montón de cosas, aún había más. El Bodeguero volvería a ponerse 3 a 2 y con otra marca pasiva de un jugador académico, esta vez fue el uruguayo Domínguez que no acompañó bien a Matías Ramírez que metió un zapatazo inatajable para Gabriel Arias.
Pero faltaba más, porque en una de las últimas y entrando desde el banco, Javier Correa metería el empate de los noventa minutos tras un buen centro de Maximiliano Lovera.

Luego, en lo que sería la tanda de los penales, los de Mendoza ejecutaron muy bien los disparos y convirtieron: González, Ojeda, Acevedo, Ramírez y Bullaude. Mientras tanto, para los de Avellaneda festejaron los cuatro primeros pateadores de la serie que en fueron Lovera, Domínguez, Chancalay y Alcaraz. Pero por desgracia para los Úbeda, en el último tiro Copetti se encontró con la resistencia del arquero y Racing se vuelve de Córdoba con las manos vacías. Ahora a pensar en el lunes y en Argentinos Juniors

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here