Le planteó un difícil partido al Millonario de Marcelo Gallardo y consiguió un empate que lo mantiene en la pelea.

Tras la dura derrota 5-0 frente a River por la Supercopa Argentina, Racing volvía a verse las caras contra el Millonario, esta vez por la Copa de la Liga Profesional, en un partido clave para encarar la segunda mitad de la primera fase del torneo.

Con un esquema no visto en la era de Juan Antonio Pizzi, la Academia se propuso cubrir las bandas, achicar los espacios y solidificar el fondo para salir de contra, planteo que en cierta medida logró resultados, ya que los dirigidos por Marcelo Gallardo pronto empezaron a perder la paciencia y no consiguieron herir de la forma que si lo hicieron en aquel partido en Santiago del Estero. 

Sin embargo, es conocido que este River es siempre peligroso y tuvo sus llegadas claras, aunque algo mermadas en comparación con sus momentos de esplendor futbolístico. Haya sido por el buen partido de Racing o por fallas propias, River no logró hacer pie en su cancha, al menos hasta que la expulsión de Juan Cáceres, juvenil académico, abrió nuevos espacios y le dejó parte de la defensa a la suerte, que en el día de hoy estuvo un poco del lado celeste y blanco.

Con el partido agonizando y un jugador menos, la mayoría de los cambios de Pizzi se dedicaron a cubrir los espacios que dejó el jugador faltante. Iván Pillud y Lucas Orbán tuvieron buenas entradas, mientras que Maximiliano Lovera no logró herir en los contraataques de la misma forma que su titular Enzo Copetti. Matías Rojas ingresó también en esos minutos finales sin errores claros, pero sin jugadas de peligro o destacables.

A fin de cuentas, el equipo de Avellaneda logró aferrarse a un punto vital para la definición de la clasificación a la fase final, pues impidió que River lo superase y se mantuvo en el cuarto puesto, a la espera del partido pendiente entre Estudiantes y San Lorenzo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here