En una charla con Racingmaníacos, el piloto del TC e hincha de la Academia aseguró que sus mejores momentos en el automovilismo fueron llevando el celeste y blanco en su auto. A su vez, contó cómo nació su amor por el club de Avellaneda.

En el automovilismo Racing también obtuvo campeonatos en los últimos 15 años. Y no fue uno sino que fueron dos. Estos títulos, que se dieron en el Top Race, llegaron de la mano de Emiliano Spataro, hincha de la Academia. El actual piloto del TC dialogó en un nuevo Instagram Live de Racingmaníacos y contó cómo fueron aquellos años representando al club de sus amores. También contó anécdotas de su juventud yendo al Cilindro y cómo nació su amor por la celeste y blanca.

«Yo no podía ser de otro equipo que no sea de Racing. Nací en Lanús, cerquita de Avellaneda y todos en el barrio eran de Racing. Mi viejo era fanático y sigue siéndolo, y nos llevaba a mí y a mis amigos a la cancha. Estábamos cerca y podíamos ir caminando«, indicó el piloto que también corrió en el Súper TC2000 y disputó varias ediciones del Dakar.

A su vez, contó una historia bisagra para terminar de entender que tenía que ser de la Academia. «Cuando era chico, mi tío y mi primo me querían hacer de River y una vez me llevaron a la cancha a ver un River-Racing amenazado de que si ganaba River me hacía hincha, mi viejo me quería matar. Ganó Racing y más hincha me hice«.

Sin embargo, su profesión, donde se compite muchos fines de semanas hizo que hoy este un poco alejado del mundo de la Acadé. «Ahora hace uno o dos años que no voy a la cancha, pero cada tanto lo veo. A veces me toca correr en algún lado que va a jugar Racing y lo voy a ver, no pasa mucho. Si no tengo carrera el fin de semana lo voy a ver al Cilindro. Me perdí muchas cosas de Racing por el automovilismo«.

Y agregó: «El automovilismo te absorbe mucho. No entrenas mucho, pero te lleva mucho tiempo conseguir los recursos para poder correr. Los sponsors, ir a pagar, ir a cobrar, después tenés carrera de jueves a domingo y te tiene muy ocupado. La última vez que fui a la cancha fue un partido con Lanús con un amigo que vino de Neuquén y quería conocer la cancha«.

Durante la charla contó de qué manera se dio todo para que representara al club de Avellaneda durante cuatro años. «En un momento nosotros pagábamos para tener los colores de Racing. Del 2005 al 2008 hacíamos un aporte a la fundación Tita Mattiusi para poder usar los colores del club. El dueño del equipo que me contrataba para correr era muy fanático de Racing y estaba chocho. Yo ya tenía arreglado para correr en Brasil y me llamaron para correr, dije que no hasta que me enteré que era una forma de representar a Racing«.

Para Spataro, ese tiempo donde le tocó tener en su auto el diseño con los colores celeste y blanco más el escudo fue algo muy importante. «Es lindo correr con los colores de tu equipo. Arriba del auto te olvidas de todo eso sin importar el color, pero después te queda el recuerdo de que representaste un poco al club«.

En el llamado “automovilismo grande” Spataro tiene dos títulos, ambos los consiguió siendo parte del equipo Oro Racing Team. “Mis mejores años fueron con el escudo de Racing asi que obviamente volvería a tenerlo. Un campeonato y dos subcampeonatos. El auto además era hermoso y andaba rapidísimo. Llegué a ganar 7 carreras de 12 en un campeonato«.

Por último, contó dónde se encuentra ese Volkswagen Passat con el que consiguió ambos títulos. «El auto de Racing lo tengo desmantelado en el taller de un amigo y lo quiero rearmar para guardármelo. No tiene motor ni nada, así que voy a tener bastante laburo con eso«.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here