El actual delantero de Deportivo Pasto (Colombia) charló junto con Racingmaníacos a través de instagram y se refirió a su pasó por la Academia. Además, habló de Diego Milito, Lisandro López y sus ganas de retornar al club.

Carlos Discoteca Núñez no tuvo un buen pasó por Racing. No fue exclusivamente lo deportivo lo que condicionó al atacante uruguayo, sino que una rotura de ligamentos cruzados lo marginó de las canchas por varios meses. Jugó, apenas, diez partidos con la casaca racinguista y anotó tres goles. De estos, uno lo hizo con los ligamentos rotos.

Al comienzo de la entrevista, Núñez contó como está atravesando la cuarenta con todos sus seres queridos: «Obvio que se extraña mucho jugar y entrenar. A veces uno pasa más tiempo con los compañeros que con la familia así que este tiempo sirve también para pasar más tiempo con ellos».

El oriental recordó a Sebastián Beccacece, actual DT de Racing, cuando este era técnico de Defensa y Justicia y la situación vivida con él: «Con Beccacece hable cuando el estaba en Defensa y Justicia porque él me quería ahí. No se terminó dando y me fuí a Guaraní. Me pareció muy serio y muy profesional. Ahora cambié el teléfono y perdí su contacto, sino lo llamaba para volver a Racing«.

«Yo no le dí mucho al club, jugué poco por el tema de mi lesión. Pero siempre sentí el cariño de la gente. Lo poco que demostré me sirvió para que la gente de Racing me lo gratifique«, comenzó recordando el atacante.

Hizo referencia al recordado gol que le marcó al Globo, ya con sus ligamentos cruzados rotos: «El gol a Huracán me quedó muy marcado. Lo que siguió después de eso fue un momento muy duro en mi carrera, pero hubo mucha gente que me ayudó a salir de eso. Para mi no fue un golazo, fue normal. Pero a la gente le quedó guardado porque fue atípico, me había roto los ligamentos unos minutos antes».

«En ese partido sentí que se me partió algo adentro, el médico me hace el movimiento y me dijo que me rompí los ligamentos, yo le decía que no y que quería seguir jugando. Me sentí mal y por eso fue tan gratificante hacer el gol», siguió.

Dejó un párrafo en especial para la hinchada de Racing: «Después de conocer el mundo Racing y haber estado ahí adentro le tomé mucho cariño al club. La gente tiene un papel muy importante porque es muy apasionada y muy leal. Es una de las hinchadas que es incomparable con las demás. Racing ha pasado muchas cosas difíciles y la gente siempre sigue alentando».

En un momento recordó una anécdota con su representante, en que la que este le dice que la posibilidad de jugar en la Academia estaba latente y concreta: «Yo viajé a Argentina a firmar con Colón. En ese momento llamaron a mi representante y le dijeron la posibilidad de Racing. Cortó y me dijo que «apurate que nos vienen a buscar para hacer la revisión en Racing», yo pensé que me estaba jodiendo. Ni lo dudé, no cualquiera se puede poner la camiseta de Racing. Fue un desafío difícil pero muy lindo».

Contó cómo fue la previa del encuentro entre Racing y Sporting Cristal (Perú) y la reacción que tuvieron los referentes del plantel: «El partido contra Sporting fue especial porque cuando llegamos allá nos trataron muy mal. Nos pegaron diarios en el vestuario con la historia de un partido entre Sporting y Racing. Esa tarde Milito estaba re caliente, arrancó todo con Saja y empezó a gritar «estos no nos pueden ganar», ese partido me tocó entrar, me hicieron el penal que pateó Milito y después le hice una asistencia a Videla. Grité los goles como loco».

«Creo que me faltó una segunda chance después de la lesión. Me quedó la espina clavada de no haber podido demostrar todo. Cuando volví me estaba sintiendo bien pero tuve una discusión con el entrenador y terminó haciendo que me fuera del club», expresó el nacido en Canelones.

Uno de los anhelos del jugador es el retorno a la institución: «Ojalá en algún momento tenga una revancha en Racing. Soy muy autocrítico y se que he cometido muchos errores. Hoy me siento mucho más maduro y más profesional. Una segunda etapa en Racing sería totalmente diferente por esto».

Mencionó al entrenador con el que discutió y, como consecuencia, terminó su carrera en Racing: «Fue con Sava con el que discutí y me puteé bastante. Me bajó a reserva, y a mí Racing me estaba pagando un sueldo que capaz no me merecía. Quería jugar en primera por lo que con Víctor decidimos que lo mejor era mi salida. Con Victor siempre tuve una excelente relación».

Habló del Príncipe Milito y como fue la relación de ellos durante la lesión de Discoteca: «Con Milito fui compañero, pero más allá de lo futbolístico lo admiraba como persona. Fue uno de los primeros en acercarse cuando me lesioné porque el había sufrido la misma lesión. Me dijo que lo llamase cuando lo necesitara y que me iba a aconsejar en lo que fuese necesario. Tengo recuerdos que no voy a perder nunca».

«Diego era un gran líder y un tipo muy pasional. Para él, Racing era todo y eso se lo sabía transmitir al grupo. Trataba a todos por igual y era muy frontal con todos. Saja era la segunda mano de Milito, ayudaba siempre y hacía que todo se viera bien», dijo.

También mencionó a la Pantera Bou y cómo fue la previa del partido pre-liguilla de Copa Libertadores en el 2015: «Bou me dijo en la concentración que quería silenciar el estadio y yo le dije que se prepare que iba a hacer un gol. Es un tipo muy tranquilo, tomábamos mate y jugábamos a la play. Se volvió un referente por lo que hacía adentro de la cancha. Cuando hizo el gol se sintió un silencio increíble. Cuando terminó el partido me dijo ‘se quedaron callados'».

Acerca del Licha López, comentó: «Lisandro es un tipo muy cariñoso, es callado pero cuando las cosas van mal se vuelve un líder muy positivo. Tanto él, como Diego, se nota que aman al club. Es tranquilo, pero saca una euforia de adentro por Racing, son irreconocibles. Es un gran profesional y un jugador de elite».

Recordó el último Clásico de Avellaneda, en donde Racing la gana de manera histórica: «El clásico con Independiente lo vi en casa y fue algo muy lindo. El gol se gritó muchísimo. A mi hijo trato de inculcarle que lo banque siempre. Acá en Colombia y en Uruguay siempre se siguió a Racing».

«El primer partido que jugué con Racing fue contra Olimpo y no me sentí mi bien. Ya el segundo partido fue con Colón y me sentí más cómodo. Ese día hicimos un gran partido con Oscar Romero y Castillón», expresó Núñez.

Hizo mención al equipo en el que nunca jugaría si llegase a volver a la Argentina: «Me gustaría mucho volver al fútbol argentino, pero a Independiente jamás iría por respeto a la hinchada de Racing. Ellos me bancaron mucho en mi peor momento y además yo me enamoré del mundo Racing».

Reviví la entrevista completa a Carlos Discoteca Núñez

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here