La gente jugó su propio partido y fue un factor clave para defender el 0 todo el segundo tiempo con dos jugadores menos. Avellaneda es celeste y blanca.

Épico. Inolvidable. Histórico. Todas esas palabras quedan perfectas para una noche de domingo que quedará guardada en las retinas de las más de 50 mil almas que estuvieron presentes en el Cilindro. Racing le ganó a Independiente 1 a 0 con gol de Marcelo Díaz a los 40′ del segundo tiempo, con 9 jugadores.

El equipo de Sebastián Beccacece salió desde el primer minuto a llevarse por delante al rival y así lo hizo. Con Montoya y Pillud por la banda derecha, con Mena y Rojas por el sector izquierdo, y con Miranda y Díaz por el medio, lo que sobró fue movilidad. Hubo intensidad y lastimó cuando logró dar ese último toque antes de entrar al área.

Un tiro libre de Rojas que Campaña llegó a desviar, un tiro de Lisandro López que no pudo conectar de lleno ante la salida del arquero, luego de un pase filtrado de Barbona. Pero la más clara llegó del pie derecho de Montoya. Después de una gran jugada colectiva, el chaqueño sacó un remate que rozó el «1» y se estrelló en el travesaño . La superioridad era muy clara pero no se mostraba en el resultado.

Independiente tuvo un disparo de Leandro Fernández que se fue desviado pero casi que no cruzó mitad de cancha. Sobre el final del primer tiempo, Gabriel Arias vio la roja tras tocar la pelota con la mano afuera del área cuando se venía Cecilio Domínguez.

En el complemento llegó otro golpazo. Cuando solamente solamente habían pasado 10 segundos, Leonardo Sigali saltó a disputar la pelota con Fernández y el árbitro Patricio Loustau lo echó directamente a instancias del línea Belatti que vio un supuesto codazo. Se complicaba aún más las chances de resistir y el empate era visto como un triunfo.

El equipo de Pusineri tuvo la pelota como era lógico pero no tuvo grandes conexiones ofensivas para quedar cara a cara con Javier García. El ex arquero de Tigre tuvo tres tapadas que fueron claves para mantener el empate transitorio. Beccacece mandó a la cancha a Cvitanich y lo sacó al capitán que ya estaba extenuado.

Al minuto 41′ llegó el delirio de todo el Cilindro. Luego de una jugada media sucia, Cvitanich entra al área, da el pase atrás, Leonel Miranda la deja pasar y ahí estaba Marcelo Díaz. La paró, levantó la cabeza y con una frialdad típica de como vive el juego, la puso en el primer palo. Emoción. Locura. Uno de los goles más gritados de la historia del club.

Independiente se desconcertó los últimos minutos. Cecilio Domínguez y Lucas Romero vieron la tarjeta roja en el visitante. Con Javier García y Cvitanich vendados por sendos cortes arriba de una ceja, con Nery Domínguez con luxación de hombro emulando al «Tata» Brown en México 86′, Racing ganó un derby que va directamente a los libros de la historia del fútbol argentino.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here