Con sus 17 goles en 24 partidos, Licha López fue el goleador del campeonato y estableció así dos nuevos récords.

El capitán de Racing festeja. Lisandro López se dio el gusto de gritar campeón con el club que lo vio nacer, un anhelo que traía desde hacía rato. No solo fue la figura predominante del equipo, sino que además terminó el torneo en lo más alto de la tabla de goleadores, con 17 gritos. Y este hecho le permitió también establecer dos nuevos récords en el fútbol argentino.

Por un lado, se transformó en el goleador más longevo de un torneo argentino. Con 36 años y 35 días, superó la marca que tenía José Sand, que con 35 años y 10 meses había sido el más grande en lograrlo, en 2016.

Por otro lado, Licha entró en la historia gracias a otro hecho. En el apertura 2004 fue el máximo artillero del torneo, con 12 goles. Hoy, 15 años después, volvió a llevarse el trofeo de goleador de un campeonato. Estos 15 años entre un torneo y el otro rompieron otro récord, ya que el último jugador en dejar pasar tanto tiempo entre dos trofeos de goleador fue Domingo Tarasconi, quien fuera líder de goleo con Boca en 1922 y con San Martín en 1934.

Cuando parece que Lisandro llegó a su techo, las estadísticas te muestran lo contrario. ¿Seguirá batiendo marcas en el futuro?

Por Francisco Zabaleta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here