El volante rompió el silencio y dio su versión de lo sucedido en aquella tarde en el Monumental.

Ricardo Centurión volvió a hablar luego de varias semanas. “Estuve mal de la cabeza, pero ahora me siento mejor. Estoy con ganas de revertir esto y salir adelante”, dijo, y agregó: “El “Chacho” no se merecía que lo empuje. Esto fue la gota que rebalsó el vaso, me dolió mucho lo que pasó”.

El telegrama que mandó al club fue noticia hace algunos días. “El telegrama lo mando para saber que tenía que hacer. Mandarme a la Reserva fue una penitencia, comer mierda y la comí”, fue contundente. Por otro lado, comentó que “Coudet le dijo a mi representante que mi tema estaba terminado”.

Siguiendo con el tema de su relación con el técnico, mencionó que quiere arreglar las cosas con él porque lo bancó en un montón de cosas. “Me la terminé agarrando con quién no tenía que hacerlo”, dijo arrepentido, y se sinceró: ”Quiero pedirle disculpas al “Chacho” y decirle que nunca más va a pasar esto. Extraño mucho el vestuario”.

Estuvo entrenándose con el selectivo en el predio Tita Mattiussi, como parte de su castigo. Con respecto a eso, declaró que no se sentía en su lugar y que le duele ver a Racing desde afuera. También reveló que no se sentiría campeón y confesó algo que quiso hacer después de lo ocurrido: “En Argentina se me complica mucho vivir. Se me cruzó por la cabeza dejar el fútbol”.

El abrazo de Lisandro López a Coudet frente a Godoy Cruz fue un mensaje. Justo después de lo sucedido con Centurión. Sobre ese hecho, afirmó que “en un principio, tomé mal el abrazo, pero “Licha” me dijo que lo abrazó porque lo vio mal. Entendí lo que me dijo”.

Por último, sostuvo que jamás quiso perjudicar al grupo y que lloró por todo lo que pasó. “Quiero que todo esto se solucione. Sé que esto ya está, no me interesa si juego”, cerró. Sus horas en el club estarían contadas y en Junio se buscará un nuevo equipo para que continúe su carrera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here