El arquero de Racing fue figura en el empate sin goles ante Corea del Sur. Da confianza y seguridad; y empieza a adueñarse del arco chileno.

Gabriel Arias comienza lentamente a consolidarse como el arquero titular de la Selección de Chile. Bajo el mando del colombiano Reinaldo Rueda, el argentino nacionalizado chileno ha despuntado y ha sumado protagonismo a partir de la marginación de Claudio Bravo, primero, y de su grave lesión en el tendón de Aquiles, después. El arquero de Racing no siente la presión de sustituir a quien fuera el capitán del equipo durante la última década y, a bse de buenas actuaciones, despeja cualquier duda respecto de su nivel.

Este martes, en Suwon, el arquero acdémico jugó un buen partido en el amistoso sin goles frente a Corea del Sur. De hecho, además de Arturo Vidal y Gary Medel, fue uno de los hombres más destacados del encuentro. Tuvo al menos tres intervenciones claves para ahogar el grito de gol de los asiáticos y llevó la voz de mando para ordenar la última linea. Respondió de buena forma en cada jugada en la que participó. No cometió errores y mostró en todo momento su confianza. Estuvo preciso también en el juego con los pies.

Tras arribar a Unión La Calera a principio de año, cedido desde Defensa y Justicia como un completo desconocido para el fútbol chileno, en nueve meses le dio un vuelco a su carrera. Primero siendo el mejor arquero del Torneo Nacional de Chile, después consolidándose rápido como titular en Racing y ahora haciendo lo propio en el arco de su Selección, donde ha exhibido un alto nivel y dado garantías de solvencia y seguridad.

Fuente: La Tercera, de Chile.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here