En un día como hoy pero de 1936 nacía en la ciudad santafesina de Rosario uno de los mejores defensores de todos los tiempos del fútbol de Racing: Federico Sacchi. La inolvidable Tita Mattiussi lo describió alguna vez como “Un señor de galera y bastón” por lo prolijo de su persona y de su juego. Junto a José Della Torre y Pedro Dellacha, Sacchi es de los mejores defensores que tuvo la gloriosa Academia Racing Club.

Nacido en la ciudad de Rosario, Federico Sacchi disfrutó de jugar en los potreros de la ciudad hasta que se probó en Tiro Federal y posteriormente recaló en Newell’s Old Boys, club en el que debutó en 1958. Iniciado originalmente como volante central fue en la Lepra que encontró su lugar en la defensa, lugar que sería eterno para él.

Dos años de gran rendimiento lo llevaron al seleccionado nacional en 1960 y luego al club más importante de aquel entonces: el nuestro, Racing Club de Avellaneda. Junto con su compañero de zaga, Anacleto Peano, Sacchi entró en la historia grande de la Academia.

En Racing, fue un fiel sucesor de grandísimos defensores: José Della Torre, Higinio García, Pedro Dellacha.

En su primera temporada en el club, fue campeón con un equipo inolvidable que dirigía Saúl Ongaro: Negri; Anido, Mesías; Blanco, Peano, Sacchi; Corbatta, Pizzuti, Oleniak, Sosa y Belén fue uno de los mejores onces que se recordaran jamás en la historia del club.

Su paso por la Academia fue inolvidable, no sólo para Racing, sino que para él también: “En Racing pasé los mejores momentos de mi carrera y no por el hecho de haber salido campeones en el 61. Los que pasaron por Racing y conocieron a Tita saben que el clima era diferente en todo, muy especial. Peano y yo vivíamos en el Constitución Palace y llegábamos una hora antes al entrenamiento para matear con ella; quizás lo sentíamos más nosotros, porque éramos del Interior, pero Tita fue también una de las que formó aquel equipo tan ganador”, relató el rubio defensor en una entrevista con El Gráfico.

Como jugador de Racing se dio el lujo de disputar una Copa del Mundo: el Mundial de Chile 1962, aquel en el que otro ídolo de Racing como Humberto “Bocha” Maschio disputó pero con los colores de Italia.

Más allá de esa experiencia, también formó parte del plantel que disputó la primera Copa Libertadores de América para el club, en ese mismo 1962.

Descripto popularmente como “Un señor de galera y bastón”, Sacchi se destacaba por su elegante juego y su amor por la competencia más allá del resultado: “¿Quién habla de perder o ganar? Yo hablo de jugar… Nunca, créamelo, nunca, al entrar a una cancha, pienso en ganar o perder, yo pienso en jugar bien. Si lo consigo, mejor para mí…”, se describía a sí mismo.

Dejó el club en 1965 con un saldo de 92 partidos jugados, 12 goles, un campeonato de liga y un enorme recuerdo para la afición racinguista.

Partió rumbo a Boca Juniors junto a César Luis Menotti a cambio de tres jugadores: Benicio Ferreyra, Juan José Rodríguez y Juan Carlos Rulli –éstos últimos recordados dos campeones del Equipo de José.

Sufrió una dura lesión en su paso por Boca Juniors, lo cual lo alejó de la titularidad y en busca de mayor continuidad partió a Perú en 1967, donde jugó en Miraflores y luego en Sporting Cristal.

Se retiró del fútbol profesional en The Generals, un equipo de Estados Unidos, en 1968.

Tras su retiro, dirigió las inferiores de Huracán por influencia de su amigo Menotti, en el mismo año en el que el Flaco sacó campeón al Globo, 1973.

Menotti también lo llevó a dirigir juveniles en el Seleccionado Nacional, donde fue campeón del Preolímpico de Colombia 1980, pero debido al boicot a la Unión Soviética, Argentina no disputó los Juegos Olímpicos de Moscú y Sacchi no pudo llevar al país a una nueva presea olímpica.

Afincado en Rosario desde entonces, Sacchi fue reconocido por la legislatura rosarina como “Deportista distinguido de la Ciudad” en octubre de 2011.

A pesar de cualquier galardón, Federico Sacchi es un sinónimo de los enormes baluartes futbolísticos de Racing Club, un lugar que siempre lo recordará como un ejemplo de buen fútbol.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here