En un día como hoy pero hace 55 nació en Avellaneda uno de los más emblemáticos defensores de las últimas décadas del glorioso Racing Club: Gustavo Adolfo Costas. Conocido por los hinchas de la Academia como “Costitas”, este back central es un sinónimo de Racing: fue mascota de “El Equipo de José”, se formó en las inferiores del club, formó parte del plantel que devolvió al equipo a Primera en 1985 y se consagró campeón de la Supercopa Sudamericana y de la Supercopa Interamericana de 1988. Una década más tarde, se calzó el buzo de DT en los críticos años de la quiebra y salvó al equipo del descenso.

El equipo que logró el último título internacional.

El 28 de febrero de 1963 en Avellaneda nació Gustavo Adolfo Costas. Criado y crecido en tierras racinguistas, siempre fue hincha del club. En los gloriosos tiempos de Juan José “Tito” Pizzuti como entrenador de la Academia, llegó a ser la mascota del equipo; hasta que perdió el invicto de treinta y nueve partidos ante River Plate y José decidió cambiarlo.

De familia de laburantes, hizo las inferiores en el club, siempre en el puesto de marcador central con la imagen del “Mariscal” Roberto Perfumo como ídolo. Debutó el 5 de abril de 1981 como visitante ante Vélez Sarsfield, en un partido que finalizaría en derrota para el conjunto académico por 3 a 2.

J. C. Rulli sostiene a la mascota del Equipo de José: Costitas.

“Costitas” ostenta el record de ser el profesional con más partidos con la camiseta de Racing: 337 encuentros en los que sufrió de todo. Descendió de categoría en 1983, estando él en la tribuna por una rotura de tendón rotuliano que lo tuvo parado hasta mitad de campeonato siguiente.

Fue parte importante de los planteles que sufrieron tener que jugar en el ascenso en las temporadas 1984 y 1985. Afortunadamente, en ese último año, la Academia logró obtener el segundo ascenso ante Atlanta en una serie final en el Estadio Monumental.

Al año siguiente, Gustavo Costas formó parte de la porción del plantel que fue alquilada a Argentino de Mendoza, en un penoso hecho sin precedentes en la historia del fútbol. Racing tuvo que alquilar su plantel porque no lo podía mantener debido a que ese semestre no hubo fútbol por el reacomodamiento del calendario argentino con el europeo.

Fue una experiencia sumamente dura para los jugadores de la Academia que en su mayoría eran jóvenes, pero ahí se cocinó el espíritu del equipo que luego pelearía todo de la mano de Alfio “Coco” Basile como entrenador.

Era tanto el ímpetu de este hijo de la casa que los hinchas le dedicaron un cantito: “Y chupe y chupe no deje de chupar que Costa’ es lo más grande del fútbol nacional”. Más allá de la anécdota, Racing con Basile de DT era un equipo descomunal: tenía un plantel de alta jerarquía con jugadores como Rubén Paz, Walter Fernández, Miguel Ángel Colombatti, Ubaldo Fillol, “Camote” Acuña, entre otros. Remitía a aquel insuperable equipo de José, y en la estructura defensiva que planteaba Coco, Costas era un jugador clave.

Su compañero de zaga era Néstor Fabbri, y juntos formaron una dupla que fue de las mejores de las últimas décadas académicas.

Costas acompaña a Walter Fernández en la obtención de la Supercopa ’88.

En 1988, Costitas se dio el lujo de salir campeón con el club de sus amores: fue la Supercopa que la Academia conquistó tras dejar afuera a Santos en octavos de final, River Plate en semifinales y Cruzeiro en la final, con el partido definitorio como visitante.

También obtuvo la Supercopa Interamericana que Conmebol aún no reconoció, ante el Herediano de Costa Rica, ese mismo año.

Al año siguiente partió a Suiza para jugar en el Locarno por un par de temporadas y regresó al club en 1992. En 1995, Daniel Lalín no permitió que se quedara a retirarse en el club, y Costitas debió partir a Gimnasia y Esgrima de Jujuy para despedirse del fútbol como jugador.

Tras su retiro, dirigió la quinta y sexta división de inferiores de Racing hasta que se dio la quiebra. La paupérrima situación institucional que atravesaba el club en aquel momento hizo que la síndico Liliana Ripoll lo convocó junto al querido Humberto “Bocha” Maschio a que condujeran el equipo.

Costas en su primer ciclo como DT del club.

Tras una campaña nefasta por el caos que era el club, la dupla Maschio-Costas alcanzó los 30 puntos en un campeonato y logró evitar otro descenso. Luego de eso, Costitas partiría hacia Paraguay a dirigir a Guaraní.

Su carrera como entrenador fue y continúa siendo muy prolífica: es el único DT de la actualidad que logró títulos en cuatro países distintos de Sudamérica. Cerro Porteño de Paraguay (2005), Barcelona de Ecuador (2012), Santa Fe de Colombia (2014, 2015, 2016 y 2017) y Alianza Lima de Perú (2003 y 2004) son los clubes en los que fue campeón.

También le tocó trabajar en clubes como Olimpia (Paraguay), Guaraní (Paraguay) –con quien vino al Cilindro a festejar el campeonato de 2001 en un partido amistoso-, Al-Nassr de Arabia Saudita y Atlas de México. Desde noviembre pasado dirige al Al Fayha de Arabia Saudita..

Como entrenador tuvo otro ciclo más en nuestra Academia Racing Club: fue en 2007 luego de un opaco ciclo de Mostaza Merlo como DT. El momento del club también era malo: sumido en una crisis institucional con Fernando De Tomaso a la cabeza de Blanquiceleste S. A., Gustavo Costas fue número puesto para llamar, si la nave se hundía.

Costas en su último ciclo como DT, en 2007.

De Tomaso llamó a Costas para que apague el incendio que era el desastre futbolístico de Racing y lo único notorio fueron sus eufóricos festejos.

Con un bajo presupuesto, las incorporaciones no estuvieron a la altura y Costas no se supo hacer entender. Luego de una campaña floja, Gustavo renunció y a los seis meses Racing jugó la promoción.

Los años posteriores encontraron en Costitas a un DT fenomenal, un multicampeón y un ganador que lamentablemente no tuvo la suerte de mostrarse en un contexto favorable para la Academia: siempre fueron etapas de crisis.

Quizás el futuro lo pueda reunir a este ídolo con su club y que le demuestre al mundo del fútbol la clase de DT que es: el único entrenador en este continente que ganó títulos en cuatro países distintos.

Compartir
Artículo anteriorUno x Uno vs. Cruzeiro
Artículo siguienteLautaro entró en la historia de elegidos de la Copa Libertadores
Santiago Ciraolo
Nací, me crié y crecí en el barrio de Villa Luro, siempre siendo hincha de Racing. Soy socio desde que volvió la democracia al club (N° 36608). Estudié “Ciencias de la Comunicación Social” en la UBA y estoy a poco de graduarme de licenciado y a otro poco, de profesor. Hago periodismo desde hace varios años, y para Racingmaníacos trabajo en la sección "Efemérides" de esta web, donde me ocupo de contar la maravillosa historia de esta gloriosa institución.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here