El equipo del Eduardo Coudet cayó 2 a 1 en su visita a Unión de Sante Fe y jugó un partido muy malo. Los de Avellaneda cometieron varios errores del semestre pasado y de no ser por un buen rendimiento de Juan Musso la diferencia pudo haber sido mayor.

Esta nueva propuesta futbolística que intenta plasmar el Chacho no se logra de un día para el otro. Como los riesgos son muy grandes se requiere de mucho trabajo, tiempo y sincronización. Debe pulir detalle por detalle. Por eso, a medida que transcurran los entrenamientos, la fluidez colectiva va a terminar influyendo positivamente en el funcionamiento. Hay demasiado por corregir pero lo importante es que hay material de sobra para poder hacerlo. Nombres importantes, experiencia, calidad y pibes con hambre de gloria.

Retomar las riendas de la SuperLiga de visitante frente al Tatengue no era la mejor opción, pero los desafíos hay que enfrentarlos y Racing no estuvo a la altura. Unión lo superó y lo puso en apuros en gran parte de los 90 minutos. Dejó en evidencia los errores que La Academia cometía y arrastra de tiempos anteriores. Fragilidad defensiva por malas transiciones de ataque a defensa y por desatenciones. Otro de los grandes déficits fue la ausencia de gestación de juego del equipo. No solo por la falta de un creador sino también por como el grupo se predispuso para elaborar jugadas. Cada vez que salía del fondo, el bloque por delante de los defensores se aislaba notablemente y eso hacía que los centrales no tuvieran opciones de pase para poder comenzar al ras del piso. Por tal motivo se recurría a un pelotazo frontal sin un destino definido. Esto se repitió contantemente y pocas veces pudo salir prolijo con sus laterales o asociándose con los mediocampistas. Necesita ser más compacto para que fluya el circuito de posesión y así tener más alternativas, pero para eso se requiere también mayor movilidad.

La desigualdad física fue otro de los puntos que dejó a entrever el duelo en Santa Fe. Al local se lo vio más oxigenado, con mayor frescura y energía para disputar el balón. Elemento que interfiere tanto en transiciones ofensivas como también en el sector defensivo.

Está claro que este camino recién empieza y que el gran objetivo del club es la Copa Libertadores de América. Se refuerza y prepara para eso.  Lamentablemente el campeonato doméstico se aleja cada vez más y pareciera encaminarse para aquellos que mejor hicieron las cosas el año pasado. Lo importante es que el nuevo cuerpo técnico tiene bien en claro cuál es el mensaje que les baja a sus futbolistas y cuál es la personalidad que quiere para su equipo. Tienen con qué hacerlo porque pudo armarse con lo que el Chacho deseó y pidió. La idea está,  ahora hay ensamblar las piezas. ¡Paciencia!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here