Racing se impuso 3 a 1 sobre Gimnasia de La Plata en el estadio Presidente Perón y cerró el año con un poco de aire fresco bajo la conducción de Juan Ramón Fleita. El equipo mostró otra cara y predisposición para encarar los partidos con el Lagarto en el banco.

Concluyó deportivamente el 2017 y los balances no son para nada buenos. La Academia no logró encontrar una identidad de juego en todo el recorrido y eso generó turbulencias en cada paso. Rendimientos pésimos, otros muy por debajo de lo habitual, refuerzos que no estuvieron a la altura y un cuerpo técnico que contribuyó al desorden ya que no encontró soluciones de ningún tipo.

Con el interinato del Lagarto Fleita se renovaron las fuerzas y el clima se tornó más agradable para el plantel. Muchos futbolísticas levantaron considerablemente su nivel y otros tantos aprovecharon la oportunidad de mostrarse como son los casos de Rodrigo Schlegel y Facundo Gutiérrez. Es normal y lógico que cuando el entrenador de la reserva se hace cargo del primer equipo ponga a algunos chicos de las inferiores para mostrarlos y porque evidentemente confía en ellos. Acierto de Fleita.

Última fecha de esta primera parte de la Superliga. Se enfrentaron dos equipos con procesos distintos. El conjunto platense busca consolidar y respetar una idea arriesgada pero convincente de su entrenador, Mariano Soso. Por el lado de los de Avellaneda, estas dos presentaciones fueron de pura transición ya que la continuidad del Lagarto jamás estuvo como alternativa sobre la mesa. Las elecciones impidieron la rápida contratación de un nuevo DT que ahora sería consensuado con una secretaria técnica.

Fleita apostó para este nuevo enfrentamiento a la inclusión de Matías Zaracho en el once inicial en lugar de Martín Ojeda. El resto fueron los mismos que igualaron 2 a 2 con Newell’s en Rosario. Un 4-4-2 con Zaracho partiendo desde la banda derecha e Ibargüen haciendo lo propio desde el sector izquierdo.

Fue el Lobo quien entró mejor en partido y se acomodó rápidamente en situación ya que su juego fluía con normalidad. Combinaciones certeras y buen manejo de las transiciones con Brahian Alemán como eje en ofensiva. Cada vez que la pelota pasaba por los pies del 10 surgían las jugadas más claras de Gimnasia. Justamente en el botín del zurdo se originó la apertura del marcador. Tiro libre de perfecta ejecución por parte de Alemán que sorteó la barrera para clavarse en el palo derecho de Juan Musso. Pese a ese buen arranque, a partir del gol, la visita bajó la intensidad y no volvió a llegar. Ese quiebre de partido hizo que el protagonismo recayera en el local que de a poco fue sometiendo a su oponente. Primero lo fue acorralando en el campo, adelantando las líneas y presionando constantemente en la salida. Los delanteros iban sobre los marcadores centrales y Diego González sobre el número 5. Esto obligaba a que el Lobo recaiga en un pelotazo, renuncie a su idea primordial y decidiera mal. La Academia se adelantaba pero sin mucha precisión. Alternaba entre buenas y malas a cada segundo. Con el correr de los minutos fue encontrando algunas variantes, especialmente por el sector derecho, con las buenas proyecciones de Renzo Saravia y con la desparpajo de Zaracho. ¿El empate llegó por aprovechar la posesión de la pelota? No, llegó por una punzante contra que manejó bien Lautaro Martínez. Corrió, arrastró marcas para luego meter un magnífico cambio de frente para poner mano a mano a Zaracho con Martín Arias. El volante de Racing definió tan mal que asistió a Lisandro López por el segundo palo para que igualara el marcador. El local se fue al descanso con otra estabilidad y poniendo las cosas en su lugar. Gimnasia no merecía estar por encima en el resultado.

El segundo tiempo envalentonó a la Academia y disminuyó aún más al Lobo. Los dirigidos por Soso sintieron el impacto del gol del empate y perdieron confianza para salir nuevamente a imponer condiciones. Más allá de algunos correctos pasajes y otras peligrosas insinuaciones, Juan Musso no tuvo mucho trabajo. En cambio Arias debió aparecer varias veces para sostener a su equipo pero pese a su gran labor no logró cumplir con su objetivo. Racing mostró otra velocidad para atacar y aprovechó bien las desatenciones de su rival como también la debilidad defensiva. Cada avance en profundidad de los de azul parecía que iba a terminar en gol. Excelente partido de Lautaro Martínez, la joya del fútbol argentino. Gol y asistencia para el Toro que otra vez mostró todo su potencial y que fecha tras fecha revalida su prometedor futuro. Otro que anduvo bien fue el capitán de Racing que volvió nuevamente al gol y a participar con más frecuencia del juego Con Fleita como DT, Licha convirtió 3 goles en 2 partidos y mostró movimientos de aquel que alegraba a los hinchas todos los fines de semana. Bien.

El club ya conoce a su nuevo Presidente ya que Víctor Blanco fue respaldado por los socios para continuar al mando de la institución. Ahora resta saber quién será el nuevo cuerpo técnico de este plantel. Tarea compleja porque algunos candidatos se fueron cayendo como es el caso de Gabriel Heinze y Sebastián Saja, dos de gran aceptación. En  estas horas los cañones apuntan a Eduardo Coudet y Diego Aguirre aunque el sucesor de Cocca deberá ser avalado por la secretaria técnica. ¿Será Diego Milito el nuevo manager de Racing? Comienza el plan para convencer y seducir al Príncipe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here