Racing y San Martín de San Juan igualaron 1 a 1 en el Cilindro en un partido que nunca levantó vuelo y que por momentos se tornó tedioso. Una postura de la visita muy expectante y un desgastado conjunto local hicieron posible este pobre encuentro.

Al final y de alguna manera el cruce con Corinthians trajo sus consecuencias. Luego de esta presentación quedó demostrado que todavía le cuesta y mucho a los equipos argentinos jugar doble jornada en una misma semana, especialmente cuando se producen enfrentamientos tan desgastantes. La Academia sufrió mucho desde lo físico el duelo con el Timao y hoy quedó en evidencia ese cansancio ya que Diego Cocca decidió poner mayoría de titulares a pesar de dicho detalle.

El primer tiempo mostró a un Racing como el claro dominador del juego. Mucha posesión de pelota y movilidad para hacerse de las opciones más importantes. Ambos carrileros, Alexis Soto y Augusto Solari, le aportaron un gran trabajo por la bandas ya que la disposición táctica del elenco de Néstor Gorosito hacía imposible la inserción por el centro del campo y por ende las soluciones comenzaron a aparecer por los sectores externos. Tanto Matías Zaracho como Diego González eran los ejes de la circulación, y la profundidad se lograba a partir de la conexión con el capitán del equipo y el arma letal de este equipo, Lisandro López. El planteo amarrete del Santo le otorgó grandes facilidades al local porque lo dejaba salir sin obstrucción del fondo como también demasiado tiempo para pensar. Sin embargo y a pesar de tener todo bajo control, Racing no pudo hacer pesar el protagonismo que tenía en el desarrollo más allá de haber elaborado alguna jugada aislada. Se cerraron los 45 minutos iniciales con pocas emociones, más insinuaciones que jugadas concretas y varios rendimientos irregulares.

Para el tramo final, Cocca no intentó hacer modificaciones de entrada sino que esperó a ver como se encarrilaba esta segunda parte y a partir de ahí analizar variantes. Toda la inestabilidad y la parsimonia con la que se había llevado adelante el juego en el primer tiempo, no tuvieron grandes modificaciones por ende a los 10´ del complemento el Dt de la Academia intentó agitar el panal y mandó a la cancha al colombiano Andrés Ibargüen por Matías Zaracho. Minutos más tarde apostó por la misma búsqueda, aportar velocidad y desparpajo desde banco para desarticular el numeroso bloque verde y negro. Para ello reaizó una nueva modificación, adentro Maximiliano Cuadra por Iván Pillud. Si bien ambos recambios aportaron frescura, esta fue a cuenta gotas y ninguno de los dos logró le pudo dar vértigo a un partido muy plano y sin emociones. En el tramo final recién se movió un poco la estantería porque los dos conjuntos estaban desarmados y con pocas piernas entonces el hilo conductor entró en un ida y vuelta que entusiasmo, pero que solo entusiasmo.

Empate aburrido, intrascendente. Doce remates para Racing y cinco para San Martín pero ninguno de los dos pudo superar el 25% de la efectividad en esos disparos. Un partido que recayó muchas veces en una sola vía de ataque, los centros desde fuera del área. ¿Fue la solución esta herramienta? Claramente no, el local tiró 36 centros y la visita 13 pero nuevamente ninguno pudo sobrepasar la barrera del 25% de precisión en esas ejecuciones.

Un punto que claramente le cae mucho mejor al plantel sanjuanino que a los de Avellaneda por las distintas realidades en las que están sumergidos. A recobrar fuerzas rápidamente porque La Academia no se puede dar el lujo de seguir regalando puntos en el campeonato ya las distancias con los punteros cada vez se amplían más y va a llegar un punto en que esas ventajas serán inalcanzables. Debe aprovechar estas fechas restantes antes de la reanudación de la Copa Sudamericana para retomar las riendas en el torneo doméstico, aceitar la maquinaria, optimizar el rendimiento y seguir aportando en la confianza para llegar de la mejor manera al enfrentamiento con Libertad. El nuevo objetivo.

 

Compartir
Artículo anteriorCocca: “Nos cuesta llegar al arco rival”
Artículo siguienteTremenda goleada de la Reserva ante San Martín
Nicolás Sanles
Nacido en Monte Grande. Me dicen el ‘Chino’. Lateral izquierdo con proyección que nunca nadie descubrió. Último año de Periodismo Deportivo en Tea y Deportea. Conductor de radio. Análisis táctico, filiales y actualidad deportiva en Racingmaníacos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here