En una demostración de las peores en años, Racing volvió a exponer una carencia de juego preocupante y cayó sin atenuantes frente a Banfield. Si bien la cabeza está puesta en el partido del miércoles contra Corinthians, es una realidad que hay varios futbolistas lejos del nivel que merece la celeste y blanca.

Si piden una palabra para describir lo exhibido por Racing en el Florencio Solá es NADA. Tan simple como eso porque hubo nada para destacar, e incluso, poco para tomar como positivo. Otra vez, como aquella vez en el ciclo Facundo Sava frente a Newells, el mix de suplentes no estuvo a la altura no solo de los titulares sino de la historia del club.

Analizar el juego, es marcar el error desde el vamos. Diego Cocca falló en el armado del once, no solo que los que estuvieron no tenían las caracteristicas para jugar con un 5-3-2, sino también en darle la titularidad a futbolistas que ya tuvieron oportunidades y no terminan de demostrar porqué merecen seguir teniendolas. Los laterales, con cinco en el fondo, tienen que ser claros a la hora de atacar para ser opciones y soluciones para sus compañeros, algo que Leandro Grimi (con todo el amor que le tengo) no tiene y que Iván Pillud, de los peores partidos en la institución, falló. “Pumba”, de jugar, tiene que hacerlo en la cueva porque ahí es donde sus dotes de sacrificio y rigurosidad en la marca se destacan. Para desgracia, el rosarino no cuenta con competencia porque Cocca no quiere a Renzo Saravia porque “no lo eligió él” y llevar a Augusto Solari al lateral sería perder una gran referencia como volante por ese costado. Para continuar “con el látigo”, el trío central volvió a exponer la carencia de un central de categoría, algo que viene desde antes y que se miró para otro lado en el último mercado de pases. Juan Gabriel Patiño, el “apuntado” en el receso para suplir ese déficit, lejos está de serlo no solo por su jerarquía sino por sus limitaciones y movimientos torpes para plasmar eso tan necesario en un central como es la seguridad. Los restantes, Miguel Barbieri y Marco Torsiglieri, siguen acumulando desaciertos en cada presentación y explicando porqué Sergio Vittor se siente tan titular. Aunque lo llamativo no son sus reiterados fallos, sino que el entrenador coloqué al ex Velez como titular cuando en la pretemporada era uno de los que tenía la puerta de salida señalada. Caso similar al de Marcelo Meli, que tenía destino de fin de ciclo y en el sur tuvo la ocasión para responder por qué llegó a “La Academia”, pero de nuevo respondió de la misma manera: atolondrado, carente de ideas y poco aporte al equipo. Justamente, las dos incorporaciones pedidas por el cuerpo técnico en el mercado veraniego y que, si se midieran a todos con la misma vara, tendrían que comenzar a entrenar en el Tita.

Otro que regresó para ser tenido en cuenta y sigue sin encontrar su hueco es Ricardo Noir, de decepcionante nivel. A favor del surgido en Boca, es que el entrenador lo colocó en un puesto totalmente desconocido como segundo delantero, detrás de Pablo Cuadra. Sí, un ataque conformado sin un delantero puro y con dos futbolisticas de caracteristicas más de velocidad por las bandas que de faro ofensivo. Otro error de Cocca.

En el lado positivo, quizás hilando fino y siendo muy minucioso, están las presentaciones de Andrés Ibargüen y Martín Ojeda. El colombiano demostró tener esa velocidad y gambeta para romper cualquier defensa, mientras que el ex Ferro tuvo participaciones que evidencian cosas muy importante. En el caso de esté último, será importante la muñeca del director técnico para llevar de a poco a un mediocampista que parece que la Reserva ya le queda chica. Por el lado del cafetero, a quien por momentos parecía que los compañeros no se querían asociar con él, habrá que encontrarle su puesto para no empezar con el reclamo de tablón de “por esté pagamos casi cinco millones de dólares” y otras tantas boludeces que se dicen en la tribuna.

Es una realidad, y un sueño académico, que la prioridad es lograr un título internacional, en este caso la Copa Libertadores. Sin embargo, creo que es muy apresurado, aunque también es cierto que recién van tres fechas del torneo local, comenzar a parar equipos titulares para una competencia y el muleto para otra. Cocca cuenta con futbolistas interesantes para conformar un combinado competitivo, y por sobre todas las cosas, uno que tenga una idea de juego porque desde el inicio de temporada los puntos rescatados se dieron más por destellos individuales que por cuestiones colectivas.

Para cerrar, y nos es menospreciando al “Restaurador”, me preguntó por qué Nicolás Oroz no estuvo ni siquiera en el banco de suplentes. Un volante con características como para tener su oportunidad. El que trabaja con los jugadores durante la semana es el cuerpo técnico, pero desde afuera no pareciera que “Nico” sea mucho menos que Meli. Es una realidad.

Compartir
Artículo anteriorUna de terror en el Sur
Artículo siguienteVuelta a los entrenamientos cuidando a Licha
Claudio González
Nacido en Capital Federal el 5 de Mayo de 1989. Académico desde la cuna y un apasionado por el periodismo. Me recibí como periodista deportivo en el 2014. Formo parte del staff de Racingmaniacos desde mediados del 2011, donde incursione por las secciones de filiales, columna de opinión y la actualidad de los ex Racinguistas por el mundo. Soy director general de "Bitácora de la Redonda", un sitio web donde depunto el vicio periodístico; y además soy integrante del departamento de prensa de Central Ballester y conductor de "Sangre Canalla", programa radial partidario de este mismo equipo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here