La Filial Virrey del Pino “Sebastián Chino Saja” celebró su quinto aniversario con una fiesta única: cena, música y hasta tatuadores confluyeron en una noche muy especial.

El ruido constante de las agujas obró como musicalización de fondo en la Sociedad Stella Alpina de San Justo. A la izquierda del acceso principal del salón, una fila de tatuadores impregnaron en la piel de una gran cantidad de hinchas distintos logos académicos y le pusieron un sello infinito a un amor del mismo calibre. Atrás de los tatuadores, el escenario esperaba a las bandas que brindaron distintos shows para que todos y todas las presentes disfruten de distintos géneros musicales. Del otro lado: las mesas, todas decoradas de celeste y blanco, en la que cientos de hinchas comieron y compartieron una velada llena de mística racinguista. De este modo, se desarrolló el 5to aniversario de la Filial Virrey del Pino.

Hubo presencias que aportaron el toque de gloria a la noche, Leandro Grimi, Rubén “el Mago” Capria, Lionel Piedrabuena e Ítalo Ortíz se acercaron hasta el oeste del conurbano bonaerense y posaron con todos aquellos que quisieron inmortalizar en una foto el recuerdo haber conocido a quienes defienden, o defendieron, la camiseta que tanto amamos. Quienes también participaron del evento fueron las filiales de Tigre, Rafael Castillo, Laferrere, Moreno, Quilmes-Solano, Unquillo y Jujuy, todas recibieron un presente por parte de la Filial anfitriona y continuaron la consolidación de esta gran familia celeste y blanca.

Entre banda y banda, se sucedieron una decena de sorteos, desde camisetas oficiales hasta recuerdos de la Filial para agasajar a los invitados y para mantenerlos entretenidos. Una banda tributo a Los Redondos abrió el espectáculo y luego, una banda de cumbia subió al escenario para hacer bailar y cantar a todos. Distintos géneros musicales que cumplieron un mismo objetivo: hacer de la noche un evento inolvidable. Cuando las bandas pararon, o se hacía un segundo de silencio en el salón, de fondo continuaban oyéndose el ruido de los tatuadores.

La Filial Virrey del Pino celebró un nuevo año cargado de alegrías y muchísimo trabajo hecho a pulmón y motorizado por el amor a Racing. Pero, la fiesta ya terminó y ahora tienen un año para cumplir un objetivo bastante difícil: pensar cómo festejar su 6to aniversario y superar la noche inédita que organizaron.

Compartir
Artículo anteriorEl Cilindro de Avellaneda: 67 años de magia y pasión
Artículo siguienteFederico Sacchi, galera y bastón en la defensa de Racing
Pamela Méndez
Nacida en Tigre, Buenos Aires. Desde que soy chica cruzo desde el Norte hasta el Sur para ver a Racing, antes con mi familia, ahora con amigos. Hace 4 años empecé a estudiar “Ciencias de la Comunicación Social” en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Cuando tengo tiempo libre lo aprovecho leyendo o escuchando música. Responsable de “Filiales” en Racingmaníacos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here