“El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices”, dijo Oscar Wilde hace muchos años y que mejor que el día del niño para hacer felices a todos los chicos, sobre todo a aquellos que viven su vida cuesta arriba. Hace tres años, la Filial Almirante Brown asumió la tarea de regalarles a los niños que asisten al Club La Unión de Rafael Calzada un día diferente, cargado de diversión, juguetes, comida y mucha fraternidad. Este año, hubo un invitado muy especial: Diego “Pulpo” González, quien retornó al club que lo vio nacer como futbolista para pasar un rato con los más pequeños.

Desde su fundación en el año 2012, la Filial centró su actividad en la solidaridad, primero con Racing y luego expandieron sus acciones al barrio, dándoles un tinte de compromiso social, siempre dejando en alto el nombre de nuestro glorioso Club. Las labores que enorgullecen a los miembros de la Filial van desde la donación del alambrado perimetral para la cancha de Hockey del Predio Tita hasta la colaboración con escuelas públicas de Almirante Brown. Por supuesto, los más pequeños son los más beneficiados. Por eso, todos los días del niño, en el Club La Unión-ubicado en un barrio carenciado de Rafael Calzada- organizan una jornada destinada a agasajar a decenas de chicos y chicas.

Alrededor de 80 niños y niñas compartieron una tarde única bajo el sol brillante que iluminaba su día; tres payasas organizaron distintos juegos involucrando a chicos y grandes en la actividad, también pudieron merendar gracias a la donación de una copa de yogurt y facturas entregadas por la Filial y puestas a disposición por distintos comerciantes de la zona, obviamente no faltaron los juguetes, las golosinas y, obviamente, el fútbol. El festejo de este año tuvo su sello distintivo, ya que contó con un invitado muy especial: el Pulpo González. El mediocampista experimentó un retorno muy especial: regresó al barrio y al Club en dónde seguramente habrá pasado muchas tardes jugando al fútbol y en dónde germinó su talento para llegar al lugar que está hoy: El Cilindro. Cuando la Filial estableció el contacto con el Pulpo, la idea era que pase un rato con los chicos, pero su visita llegó cargada de juguetes y con pelotas que fueron entregadas a los responsables del Club.

La Filial Almirante Brown y el Pulpo González cerraron el día del niño haciendo felices a los más chicos, regalándoles, además de un presente material, la posibilidad de pasar un grato momento y marcaron el camino de muchos nenes y nenas enseñando que la realidad es modificable y mucho más linda si ayudamos al otro.

 

Compartir
Artículo anteriorCon las horas contadas
Artículo siguientePrograma del 21 de Agosto de 2017
Pamela Méndez
Nacida en Tigre, Buenos Aires. Desde que soy chica cruzo desde el Norte hasta el Sur para ver a Racing, antes con mi familia, ahora con amigos. Hace 4 años empecé a estudiar “Ciencias de la Comunicación Social” en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Cuando tengo tiempo libre lo aprovecho leyendo o escuchando música. Responsable de “Filiales” en Racingmaníacos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here