El triunfo frente a Gimnasia de La Plata dejó muchas cosas positivas además del resultado. Una de estás fue el nivel de Ezequiel Videla, quien completó 90 minutos después de muchísimo tiempo y sembró la esperanza de volver a disfrutar del caudillo del 2014.

La derrota frente a Temperley sacó a la luz algunas deficiencia en Racing. Una la inestabilidad defensiva y otra el armado del doble cinco. Ante la ausencia de Luciano Aued, Diego Cocca optó por Diego González un poco más retrasado, casi de tapón, y Marcelo Meli con mayor vocación en ataque. Quedó demostrado claramente, algo que ya se había visto en el inicio del campeonato, que el “Pulpo” no siente esa función y que el ex Boca sigue sin encontrar su lugar en el campo de juego. Con la necesidad de levantar la imagen en el duelo previo al clásico, Cocca se la jugó y mandó al once titular a Ezequiel Videla, el guerrero que el pueblo académico añora que regrese a su época dorada.

Esa del volante que se comía el mediocampo solo, él que se encargaba de tapar los agujeros que dejaban sus compañeros. Ese que nos hizo creer que era fácil jugar en esa posición y que cualquiera podía ser su socio, total él se ocupaba del trabajo sucio. Pero claro, después de esa maldita pubalgia el rosarino nunca volvió a ser el mismo. Intentó varias veces, desde el arranque o ingresando como relevo, pero nunca se reencontró con su mejor versión. Esto hizo que muchos pidan su salida. Incluso, su nombre sonó en el último mercado de pases y en una lista de siete futbolistas que tienen la puerta de salida en Junio.

Todo esto antes del partido contra Gimnasia de La Plata. Hoy, el panorama cambió totalmente. El “Mono” exhibió un buen nivel y desparramó ilusión al hincha racinguista.

Apareció esa pieza que faltaba para generar confianza en la parte de atrás, porque si bien las últimas presentaciones en la defensa no fueron buenas, también tenía que ver el trabajo del dúo del campo de juego. Videla retrocedió, fue el primer pase, tapó espacios, se tiró a trabar y cortó algunas contras. Es decir, en pocas palabras, hizo de todo.

Es una realidad que el “Tripero” no presentó lo mejor ya que guardó jugadores para el duelo copero contra Ponte Preta, pero no por eso hay que menospreciar el labor del ex Colón, quien tiene un puñado de fechas para demostrar que lo visto el último fin de semana no fue casualidad y todavía tiene la pasta para vestir la celeste y blanca.

Es más, este humilde redactor sueña con un medio con Videla – González, garra y fútbol en estado puro. Solo es cuestión de soñar.

Compartir
Artículo anteriorDiego Abal dirigirá el clásico de Avellaneda
Artículo siguienteChango Cárdenas: “El reconocimiento de la gente es una caricia al alma”
Claudio González
Nacido en Capital Federal el 5 de Mayo de 1989. Académico desde la cuna y un apasionado por el periodismo. Me recibí como periodista deportivo en el 2014. Formo parte del staff de Racingmaniacos desde mediados del 2011, donde incursione por las secciones de filiales, columna de opinión y la actualidad de los ex Racinguistas por el mundo. Soy director general de "Bitácora de la Redonda", un sitio web donde depunto el vicio periodístico; y además soy integrante del departamento de prensa de Central Ballester y conductor de "Sangre Canalla", programa radial partidario de este mismo equipo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here