Luego de una semana distinta a causa de la derrota frente a Temperley, Racing se reinvidicó al vencer a Gimnasia por 1 a 0. No fue la mejor versión del equipo, pero sirve para llegar al clásico contra Independiente de la mejor manera.

El cachetazo en el “Alfredo Beranger” dolió más de lo esperado. El equipo mostró un nivel muy pobre y rápidamente se puso en el foco la idea futbolística. “Que Racing gana por la jerarquía de sus delanteros”, “Agustín Orión tiene que salir ya del once titular”, “Esto nos pasa por depender de Bou, que si no está con todas sus luces probablemente se pierda”, etc, etc.

Claro, muchos se emborrachan en los buenos resultados y salen con los colmillos al primer traspié. Pero más allá del resultado contra Temperley, Diego Cocca sabía que era necesario una limpieza para enfrentar a Gimnasia y poder hacer “borrón y cuenta nueva”. Por eso el técnico no dudó en poner en de titulares a Ezequiel Videla, Gastón Díaz y a los recuperados Lisandro López, Sergio Vittor y Lautaro Martínez, toda una sorpresa, sobre todo por el regreso del volante central luego de varios meses lejos de salir desde el inicio.

La victoria frente a Gimnasia de La Plata sirve por de más. Primero para mantenerse en puesto de Copa Libertadores, el objetivo número uno en este semestre (opinión personal), y después para estar en el pelotón que busca arrebatarle la punta a Boca. Un escalón por debajo, apenas por debajo,un triungo en la previa de un nuevo duelo contra Independiente es alentador y esperanzador.

No se jugó de la mejor manera, incluso terminó “pidiendo la hora” porque los de Gustavo Alfaro merodearon el area de Agustín Orión a puro centro. Aunque durante los últimos minutos los fantasmas del pasado sobrevolaron por el “Cilindro”, el conjunto local no sufrió para quedarse con los tres puntos. Es más, Orión casi que fue un espectador de lujo. Importante noticia mantener el arco en cero porque “La Academia” venía de sufrir muchísimo en defensa en los últimos duelos. Tanto Vittor como Miguel Barbieri transmitieron esa seguridad que hacía falta y Emanuel Insúa, puteado por deporte, volvió a mostrar que a pesar de sus limitaciones tiene que ser el lateral izquierdo. Esto quizás se deba al buen trabajo de Ezequiel Videla en los relevos.

El rosarino se paró frente a los zagueros y se calzó el overol para ser ese volante tapón que tanto se pedía e ilusionó a propios y ajenas con volver a ver ese número 5 que la rompió toda en el 2014. Si se consigue eso, estamos ante una pieza importantísima para lo que resta de la temporada. Quien tuvo una presentación “50-50” fue Diego González, quien en la parte defensiva sufrió al cubrir la banda pero en ataque fue fundamental. El ex Lanús exhibió una faceta interesante para dar ese pase punzante en los úlitmos metros, pero el “Pulpito” parece de mejor utilidad al lado del volante central y no tirado sobre la banda. ¿Es muy erroneo pensar en un doble cinco con Videla – González?.

Pero quien sigue mostrando que es una pieza fundamental, aunque tenga que ser el jugador número doce, es Lautaro Martínez. Un par de ocasiones le sirvieron al juvenil para sacar a relucir que es cosa seria. Su viaje al Mundial Sub 20 le servirá para seguir creciendo, y aunque es una baja muy sensible, lo mejor que pudo hacer la dirigencia y el cuerpo técnico es haberle dado luz verde para ir a Corea del Sur. Hací como se apostó por él, ahora será el momento de Brian Fernández y Pablo Cuadra, quienes tendrán que aprovechar su oportunidad.

Entre las malas noticias está la posible baja de Marcos Acuña y el bajo performance de Gastón Díaz, que no sacó jugo a la posibilidad que le dio Cocca para quedarse con el lateral derecho.

Como se destacó lo hecho por los de Avellaneda, también hay que mencionar que el “Tripero” no puso lo “mejorcito” y molestó cuando Brahian Alemán y Lorenzo Faravelli ingresaron. No obstante, ahora el horizonte muestra el cotejo contra Independiente y crecen la diyuntiva ante la lesión del “Huevo” y quien será cuatro, si regresa Iván Pillud o el entrenador elije a Pablo Alvárez, quien en los papeles parece el ideal para el puesto. Lo único que importa es ganar y más en la obra, ojalá Gustavo Bou cumpla con su deseo de “callar el estadio de nuevo”.

Compartir
Artículo anteriorSergio Vittor cambió una remera por una sonrisa
Artículo siguienteCon varios tocados, prepara el derby
Claudio González
Nacido en Capital Federal el 5 de Mayo de 1989. Académico desde la cuna y un apasionado por el periodismo. Me recibí como periodista deportivo en el 2014. Formo parte del staff de Racingmaniacos desde mediados del 2011, donde incursione por las secciones de filiales, columna de opinión y la actualidad de los ex Racinguistas por el mundo. Soy director general de "Bitácora de la Redonda", un sitio web donde depunto el vicio periodístico; y además soy integrante del departamento de prensa de Central Ballester y conductor de "Sangre Canalla", programa radial partidario de este mismo equipo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here