Verde (kiwi) esperanza

Racing volvió a dar otro paso en busca de colarse en puesto de Copa Libertadores y venció con autoridad a Sarmiento. Con un doblete de Lautaro Martínez, “La Academia” ganó un partido en el que ,salvó en los últimos minutos, fue actor principal.

La fecha pasada, donde la lluvia imposibilitó a Racing terminar su partido frente a Tigre, no fue nada positiva para los de Avellaneda. No por cuestiones futbolísticas sino porque ganaron todos los rivales directos para ingresar a la Copa Libertadores. Por eso el duelo contra Sarmiento de Junín era mucho más que ganar para subir escalones, sino también para demostrar que este plantel tiene la jerarquía para pelear un cupo para el torneo más importante del continente. Y si hay algo que destaca a este plantel, o a “sus entrañas”, es que en los momentos donde hay que sacar pecho, lo hace.

Desde que Patricio Lousteu pitó el inicio del partido, “La Academia” fue con la intención de ser protagonista del mismo. Con disparos de media distancia, con situaciones claras mano a mano. Con juego asociado, con pelotazos. El combinado dirigido por DIego Cocca buscó de todas maneras para abrir el marcador, pero la suerte no se vestía de “celeste y blanco”. Fue tan superior durante la primera parte, que Agustín Oríon fue un espectador de lujo. Aunque el arquero no vio acción, la zaga central mostró personalidad, sobre todo Miguel Barbieri, y cada sofocón del local fue desactivado inmediatamente. En cuanto al mediocampo, la dupla Aued – González exhibió una de las mejores versiones desde que comenzaron a instalarse como laderos. El “Pulpo” pisó por demás el area rival, con mucha vocación, mientras que “LulI” distribuía el fútbol de buena manera, además que con su presión alta complicó más de una vez la salida de los de Junín.

El segundo tiempo fue todo a mercer del visitante. Gustavo Bou y Marcos Acuña comenzaron a participar más en el circuito de juego, y con ello, complicaban cada vez más a los dirigidos por Fernando Quiroz. El gol de Lautaro Martínez, luego de “comerse” dos goles imposibles, sacó lustre de su potencial, y puso el 1 a 0. Un grito que ponía en el marcador la superioridad que se veía en el “Eva Perón”. Luego del segundo tanto de Martínez, tras una gran jugada colectiva, Racing sobró un poco el partido y terminó sufriendo sin necesidad. Quizás porque “sin sufrir no vale” en la vida racinguista, pero a diferencia de lo que pasó en el primer tiempo, la suerte se calzó el manto sagrado y colaboró para que los tres puntos viajen al “Cilindro”. ¿O acaso en otros tiempos, ese latigazo de Astina no se clavaba en el angulo y postulaba en la tapa del diario “al batacazo” de la fecha?

El rival, obviando los últimos minutos donde empujo, nunca supo hacerle frente a un equipo que con sus distintas armas lo dominó ampliamente. Con algunos puntos muy altos, y otros a quienes el resultado final los tapa, Diego Cocca sigue exprimiendo cada virtud de sus dirigidos. Ahora, a pensar en el suspendido frente a Tigre y seguir sumando para crecer, como hace Lautaro Martínez con cada oportunidad. ¡Vamos, Academia!

Compartir
Artículo anteriorOtra derrota para los de Fleita
Artículo siguiente¡Felíz cumpleaños, Racing!
Claudio González
Nacido en Capital Federal el 5 de Mayo de 1989. Académico desde la cuna y un apasionado por el periodismo. Me recibí como periodista deportivo en el 2014. Formo parte del staff de Racingmaniacos desde mediados del 2011, donde incursione por las secciones de filiales, columna de opinión y la actualidad de los ex Racinguistas por el mundo. Soy director general de "Bitácora de la Redonda", un sitio web donde depunto el vicio periodístico; y además soy integrante del departamento de prensa de Central Ballester y conductor de "Sangre Canalla", programa radial partidario de este mismo equipo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here