Racing se llevó tres puntos de Junín gracias a su notable poder ofensivo y acumuló su segunda victoria como visitante, condición que no le resulta accesible. Luego de un primer tiempo chato con poco fútbol, la diferencia de jerarquía entre los dos equipos se hizo presente y, con un doblete de Lautaro Martínez, los de Avellaneda derrotaron a Sarmiento por 2 a 1.

En la previa y analizando ambos planteles se podía llegar a dilucidar la ventaja a favor de la Academia en cuanto a categoría, trayectoria y rendimientos entre los dos conjuntos. Sin embargo a lo largo del primer tiempo, esta disparidad no se estableció y el partido nunca levantó vuelo. Los primeros 45 minutos fueron muy planos en cuestiones futbolísticas. Poca imaginación para diagramar jugadas, falta de triangulación y sobre toda una importante imprecisión en la circulación de la pelota.

El juego era friccionado, inestable y el balón se trasladaba más por el aire que por el piso. Tanto el local como el visitante no podían imponerse. Es cierto que el único que tuvo las opciones más claras de gol y que pudo hilar algunos ataques interesantes fue Racing. Un disparo de Diego González de media distancia y dos mano a mano que desperdició el pibe Martínez fueron las situaciones destacadas. En todas respondió correctamente el ex arquero de River, Julio Chiarini. Y así se fueron al descanso, habiendo jugado una primera mitad pobre, con una gran ausencia de lucidez y sin sacarse grandes ventajas.

Pero aquella jerarquía que en la previa parecía ser importante y notoria a partir de la lectura de los nombres de los protagonistas apareció en la segunda mitad. Los circuitos futbolísticos de la Academia comenzaron a engranarse y es ahí donde se observaron las mejores variantes. Cocca decididamente pone en cancha un mediocampo conformado por volantes mixtos, combativos pero dúctiles a la vez. No perece interesarle mucho la posesión de la redonda por largos pasajes del partido porque prefiere que ese sector del campo sea solo de transición. Movimientos rápidos, explosivos para sorprender y lanzar pases al espacio para así lograr poner a correr a los delanteros camino hacia el arco rival. Este sistema o patrón de juego va acoplándose muy bien con las características de estos jugadores.

Por otro lado, cuando empezaron a juntarse entre Marcos Acuña, el Pulpo, Bou y Martínez, Racing le llegó muchas veces al Verde. Le generó varias complicaciones en la última línea, sobre todo en los primeros 25 minutos del complemento que de no ser por la gran presentación de Chiarini, el resultado pudo haber sido más abultado. La profundidad y superioridad que la Academia impone por la banda izquierda es fundamental para su expresión futbolística. Acuña puede no tener un partido brillante pero siempre es crucial para el funcionamiento.

Esta noche el Huevo la rompió. Siempre que se proyectó le ganó la pulseada a su marcador y desbordó en varias situaciones para poner de cara al gol a sus compañeros. Otro que está teniendo un gran nivel es el Pulpo González porque no solo otorga precisión y claridad al manejo, sino que además aporta su cuota goleadora. Cada vez que pisa el área la manda a guardar o provoca serio peligro. De igual manera, más allá de todos estos puntos altos, el que se llevó todas las luces y elogios esta noche fue Martínez. El joven de la cantera, que no solo marcó dos goles, sino que también supo ser regular a la largo de todo encuentro.

No fue una victoria más porque a Racing le cuesta y mucho conseguir triunfos en condición de visitante. No solo pudo lograrlo en Junín si no que ya cosecha dos al hilo y llega entusiasmado para la reanudación del partido con Tigre. De alcanzar esa solidez defensiva que tanto desea el cuerpo técnico, el equipo va a ser protagonista y un oponente muy duro para cualquier conjunto porque en ofensiva, le sobra. Además este plantel tiene variantes de todo tipo. Tiene juventud y experiencia a la vez. Los pibes prometen, cumplen y rinden. El Huevo y el Pulpo son piezas claves. La Pantera sigue al acecho y encima la vuelta de Licha está cada vez más cerca. Está al caer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here